+34 971 15 50 78 / +34 619 642 960
Agroturismo Son Triay
FINCA AGRARIA CON 1.260.000 M2 DE NATURALEZA
Entrada
Noches
Salida
Adultos
Niños

Agroturismo Son Triay

Son Triay constituye como agroturismo menorquín desde 1995. Llevamos más de 20 años al servicio de los clientes
siempre manteniendo y preservando sus características originales y tradicionales, para ofrecer una estancia única.

Tradición familiar

La tradición familiar se remonta hace más de cien años en la primera generación don Manuel Hernandez Escriva, los descendientes Manuel Hernandez Mercadal y su esposa Maria Socorro Moysi Alonso, a partir
de 1985 complementaron la actividad agrícola y ganadera con alojamiento rural, iniciando con huéspedes y conocidos a ofrecer alojamiento y los productos de la misma finca y así convirtiéndose en los pioneros del turismo rural en Menorca.

La Casa

La casa construida en el S. XVIII , neoclásica con influencia arquitectónica Palladiana. Declarada bien de interés cultural, por sus construcciones y jardines. Dispone de una capilla con bóveda de cañón y arcos segmentados dedicada a la Mare de Deu del Carme.

Jardines

Los jardines que rodean la casa son de estilo clásico con simetrías en su diseño. Comprometidos con el medioambiente, con plantas centenarias originarias de la finca, así como otras autóctonas, garantizando el equilibro y la sostenibilidad de este. En estas zonas ajardinadas cada uno puede encontrar rincones escondidos llenos de calma, desconexión, luz, frescor, colores, naturaleza..

Finca y actividad agrícola

La actividad agrícola y ganadera, dedicada al cultivo de las tierras para la cría y engorde de ovejas y vacas de raza menorquina, así como producción de patatas, tomates, fruta de los frutales y otras verduras de temporada.

En la misma finca encontramos bosques y barrancos, en la zona encontramos parajes excepcionales para practivar senderismo como el famoso barranco de Algandar o como el de Son Triay. Estos desembocan en Cala Galdana, son barrancos frondosos de arbolera, con su propia historia, incluso dejan ver monumentos y construcciones; como la casita de caraboners, detalles que dejan huella de los antepasados que vivían en los bosques produciendo carbón vegetal.

Clientes

Los clientes parejas, familias, grupos encuentran; diversidad de servicios y opciones, especialmente para aquellos que quieren estar en un entorno idílico, tranquilo y natural. Zonas ajardinadas, piscina, pista de tenis, zona infantil… hacen que esto sea posible.